Para muchos conductores, el seguro está ahí para brindarles tranquilidad en caso de que ocurra lo impensable. Si lo hace, su asegurador tiene el deber de ayudarlo a cubrir los gastos asociados con su accidente automovilístico, siempre y cuando continúe pagando sus primas mensuales.

Pero, ¿qué sucede cuando su seguro decide descuidar su obligación hacia usted y, en cambio, lo deja valerse por sí mismo? ¿Cómo afectará su reclamo por lesiones personales?

 Hoy, nuestra abogada de lesiones personales de Austin en Ramos James Law, PLLC, Laura Ramos James, quiere dar a conocer cómo las compañías de seguros practican de mala fe y cómo podría afectar su reclamo por lesiones personales.

¿Qué es la mala fe?

La mala fe ocurre cuando una compañía de seguros niega un reclamo en ausencia de cualquier motivo razonable. En esencia, una aseguradora ha actuado de mala fe si no cumple con las obligaciones establecidas en la póliza o si no cumple con las leyes estatales donde se realiza el reclamo.

Para ilustrar este ejemplo, supongamos que un conductor ebrio golpea su vehículo estacionado, y en lugar de llamar inmediatamente a un abogado de lesiones personales como Laura, presenta un reclamo ante su proveedor de seguros de automóviles.

Su aseguradora luego niega su reclamo, afirmando que su vehículo sufrió esos daños antes del accidente. El ajustador no revisó las estimaciones o reparaciones realizadas al vehículo y rechazó su reclamo.

Si bien esto puede parecer un escenario poco probable, es algo que sucede con bastante frecuencia. Otros ejemplos de mala fe pueden incluir:

  • ◘ Negar un reclamo sin ofrecer una razón suficiente o válida.
  • ◘ Negarse a pagar al asegurado por un reclamo adeudado.
  • ◘ No realizar una investigación adecuada sobre un reclamo.
  • ◘ Intimidar o amenazar a un asegurado.
  • ◘ No pagar un reclamo de manera oportuna.
  • ◘ Requerir papelería y documentos innecesarios para procesar un reclamo.
  • ◘ No resolver un reclamo presentado en su contra de manera oportuna.

Si una compañía de seguros niega su reclamo de mala fe, es posible que no pueda recuperar la compensación que necesita para cubrir los gastos en los que ha incurrido sin culpa suya.

Cómo protegerse de las prácticas de seguro de mala fe

La mejor manera de evitar ser víctima de prácticas de seguro de mala fe comienza inmediatamente después de que ocurriera su lesión personal.

Es imperativo que, después de buscar tratamiento médico para sus heridas, se contacte con un abogado experimentado en lesiones personales para que actúe como su enlace antes de tratar con las compañías de seguros, o cualquier otra parte que esté involucrada en su reclamo por lesiones personales, por su cuenta. .

En realidad, solo la mera presencia de un abogado en la línea con usted y su compañía de seguros puede frustrar cualquier intento de prácticas de seguro de mala fe.

Un abogado experimentado en lesiones personales en Austin como Laura tiene un amplio conocimiento de la ley de lesiones personales de Texas y puede representar con precisión su reclamo. Su compañía de seguros tiene la obligación de servirle, y en Ramos James Law, PLLC, nos aseguraremos de que obtenga la compensación que se merece.

 

Comuníquese con nosotros al (512) 537-3369 para programar su consulta legal GRATUITA hoy.